Ficha técnica

Título:  El libro de Steve Jobs | Autores: Brent Schlender y Rick Tetzeli | Editorial: Malpaso Páginas 176 | Formato: 14 x 21 cm  |  Encuadernación: Tapa dura  Precio: 19,50 euros

El libro de Steve Jobs

MALPASO

Steve Jobs fue cofundador y consejero delegado de Apple, un joven arrogante expulsado de la compañía que él mismo fundó, luego convertido en megalíder de los negocios; un visionario que marcó una época. Su privilegiada cabeza ha dado pie a que se haya escrito mucho sobre él, pero todo apunta a que El libro de Steve Jobs va a poner el punto final. Más allá de mitos y estereotipos que vislumbran al genio del mal genio, nos adentra en su compleja vida y carrera donde, entre luces y sombras, podemos llegar a su verdadera esencia.

Los veteranos periodistas Brent Schlender y Rick Tetzeli no se ciñen a las declaraciones subjetivas de Jobs, sino que persiguen un punto de vista objetivo a través de extensas entrevistas con su círculo íntimo. Familiares, amigos, colegas y competidores de Steve Jobs dibujan un retrato mucho más real y personal que biografías anteriores. De ahí a que a ésta la llamen «la biografía definitiva».

«Muchos de los que quieren ser como Steve practican la faceta cabrona. Lo que les falta es el genio.» Bill Gates

«El libro de Steve Jobs no absuelve al protagonista de sus flaquezas, pero muestra que sus aciertos fueron innumerables.» The Economist

 

Prólogo

«Usted es nuevo aquí, ¿verdad?» Aquéllas fueron las primeras palabras que me dirigió. (Las últimas, veinticinco años después, serían «lo siento».) En un instante había vuelto las tornas. Después de todo, yo era el reportero. El que debía hacer las preguntas.

     Me habían advertido que entrevistar a Steve Jobs era un reto descomunal. La noche anterior, entre cerveza y cerveza, mis nuevos colegas de la oficina del Wall Street Journal en San Francisco me habían dicho que fuera a aquel primer encuentro con un chaleco antibalas. Uno de ellos comentó (sólo medio en broma) que las entrevistas a Jobs se parecían más a combates que a diálogos. Estábamos en abril de 1986 y Jobs ya era una leyenda en el Journal. Por la oficina corría la anécdota de que había abroncado a un reportero del periódico formulándole esta sencilla pregunta: «¿Pero entiendes en lo más mínimo, en lo más mínimo, de qué estamos hablando?».

      Había tenido más de una experiencia con auténticos chalecos antibalas durante mis años de reportero en Centroamérica a principios de los ochenta. Pasé gran parte de esa época en El Salvador y Nicaragua, donde entrevisté a todo el mundo, desde camioneros que cruzaban las zonas de guerra hasta asesores militares norteamericanos instalados en la selva pasando por comandantes de la Contra emboscados en sus escondrijos o presidentes arrellanados en sus palacios. Para otras misiones periodísticas me reuní con multimillonarios tan explosivos como T. Boone Pickens, H. Ross Perot o Li Ka-Shing, con nobeles como Jack Kilby, con estrellas del rock e ídolos del cine, con polígamos renegados e incluso con abuelas de aspirantes a asesinos. No me dejaba intimidar fácilmente. Sin embargo, durante los veinte minutos de coche entre mi casa de San Mateo, California, y la sede de NeXT Computer en Palo Alto, le di muchas vueltas al asunto: ¿cuál era la mejor manera de abordar a Jobs?

      Parte de mi inquietud se debía a que, por primera vez en mi vida profesional, debía entrevistar a un prominente hombre de negocios más joven que yo. Yo tenía treinta y dos años; Jobs tenía treinta y uno y ya era una celebridad aclamada mundialmente (junto con Bill Gates) por haber parido la industria de los ordenadores personales.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]