Ficha técnica

Título: El libro de los peces de William Gould | Autor: Richard Flanagan | Traducción: Gemma Moral Bartolomé | Editorial: Literatura Random House | Formato: Tapa blanda con solapa | Páginas: 416 | Medidas: 139 X 229 mm | ISBN: 9788439732556 | Fecha: feb/2017 | Precio: 20.90 euros | Ebook: 8,99 euros

El libro de los peces de William Gould

LITERATURA RANDOM HOUSE

El libro de los peces de William Gould es el retrato de un mundo de convictos, prófugos, flageladores, colonizadores, ladrones y víctimas cuya sangrienta historia se describe en esta novela siguiendo una original taxonomía de doce peces. En aquellos días William Buelow Gould, protagonista de esta historia, es sentenciado a cadena perpetua en la famosa colonia penitenciaria de la isla de Sara, en la Tierra de Van Diemen (hoy Tasmania).

Mientras cumple condena a la espera de su ejecución, Gould escribe un libro sobre los peces que pinta para el médico de la colonia, aficionado a la historia natural. En esas pinturas, además de realizar bellas ilustraciones científicas, Gould introduce trazos inequívocamente humanos. Así, El libro de los peces de William Gould se convierte en la crónica de la vida en prisión, de sus reos y carceleros, y de la cruel naturaleza del hombre, de cómo el ser humano puede liderar su propia revolución mediante el amor.

Reseñas:
«Un escritor excelente.»
Ian McEwan

«Richard Flanagan roza la grandeza literaria.»
Chicago Tribune

«En estas páginas, Flanagan utiliza su talento para regalar al lector no solo la comprensión visceral de las crueldades y las corrupciones de la raza humana, sino también el reconocimiento de sus glorias y su perseverancia, su habilidad para convertir el sufrimiento en arte.»
The New York Times

«Flanagan vuelve al agua para sumergirnos en la historia colonial y penal de Tasmania. Flotando junto a él […] se encuentran las voces de, entre otros, García Márquez, Borges, Sterne y Melville.»
The Independent

«Hay mucho que saborear en este relato picaresco de monstruosidades, mucha imaginación desbocada, mucha ironía astuta y mucha anarquía cómica.»
The Guardian

«Esta extraordinaria novela es una meditación sobre el colonialismo, o, más bien, sobre la historia en sí misma. […] Una visión serena y escalofriante de la vida humana, comparable a la de los peces, nadando en la enorme frialdad, solos.»
The New Yorker

 

El Caballito de mar panzudo

I

El asombro que sentí al hallar el Libro de los peces sigue vivo aún, luminoso como el fosforescente veteado que captó mi atención aquella extraña mañana, reluciente como los remolinos fantasmagóricos que dieron color a mis pensamientos y hechizaron mi alma, que iniciaron entonces el proceso de desenmarañar mi corazón y, lo que es peor, mi vida, para convertirla en la pobre y esmirriada madeja de esta historia que estás a punto de leer.

¿Qué tenía aquel suave resplandor para hacerme llegar a creer que había vivido la misma vida una y otra vez -como un místico hindú atrapado para siempre en la Gran Rueda-, que se convertiría en mi destino, me robaría el carácter y haría que mi pasado y mi futuro fueran uno e indivisible?

¿Fue aquel brillo mesmérico que surgía en volutas de aquel rebelde manuscrito en el que nadaban caballitos de mar y peces aguja y miracielos para iluminar con luz cegadora la mañana de un día aburrido? ¿Fue aquella penosa vanidad de mi pensamiento lo que me hizo creer que mi interior albergaba a todos los hombres y todos los peces y todas las demás cosas? ¿O se trató de algo más prosaico -malas compañías y peor bebida- lo que me ha conducido a la monstruosa situación en que ahora me hallo?

Carácter y destino, dos palabras para la misma cosa, escribe William Buelow Gould; otra de tantas cuestiones sobre las que, como siempre, estaba tremendamente equivocado.

El bueno de Billy Gould, tan dulce y tan bobo, y sus estúpidas historias de amor, tanto amor como para que ahora no pueda proseguir, del mismo modo que tampoco pudo proseguir entonces. Pero me temo que ya empiezo a irme por las ramas.

Nosotros -nuestras historias, nuestras almas- estamos sometidos a un proceso de descomposición y reinvención constantes. Eso es lo que he acabado creyendo tras convivir con sus apestosos peces, y este libro es la historia del montón de abono en el que se ha convertido mi corazón.

 

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]