Ficha técnica

Título: El libro de los mandarines | Autor: Ricardo Lísias   | Editorial: Adriana Hidalgo  | Formato: 14 x 20 | Encuadernación: Rústica |Páginas: 462 | ISBN: 978-987-1923-69-4 | Precio: 17,00 euros

El libro de los mandarines

ADRIANA HIDALGO

Esta novela de humor corrosivo es una crítica fulminante del mundo de las grandes finanzas. Aquí se narran las peripecias de un ejecutivo que trabaja para un banco internacional y cuya mayor ambición es convertirse en un gurú corporativo, gracias a El libro de los mandarines, el seguro best seller sobre economía que está escribiendo. El libro de los mandarines -no sólo por su tema, sino también gracias a su inteligencia, al humor, a la maestría narrativa- está circulando con gran repercusión en Brasil, especialmente entre los jóvenes. Recibió la codiciada «Copa de la Literatura Brasileña» otorgada por los escritores blogueros de ese país, quienes no han ahorrado elogios, argumentando que esta novela «acaba con la tiranía narrativa paulista, empecinada en hablar de bares, drogas y favelas». Ricardo Lísias es uno de los escritores más originales de la joven generación de autores de Brasil.  

I

      Paulo trató de enderezar la espalda para no entrar al banco todo torcido ya desde el lunes, pero el dolor se había desplazado a la izquierda de la columna, justo encima del riñón, y no había forma de caminar con la espina dorsal completamente recta. Para no generar mala impresión, cambió el maletín de mano. Cualquiera que mirase pensaría que el peso de los documentos y los libros que un hombre como él debe trasladar lo dejaba arqueado.

      Sólo hoy, que quede claro, Paulo está torcido para la izquierda. El dolor que siente en la espalda se desplaza y cada día está en un lugar diferente. Del cuello a la cintura, sin mucho criterio. Desde pequeño que siente ese extraño dolor. Fuera de algún que otro momento excepcional, nunca es muy intenso, pero en compensación jamás desaparece.

     Discreto, y sin quejarse, Paulo probó de todo: desde tratamientos tradicionales hasta consultas con el mismo acupunturista que atiende al ex presidente Fernando Henrique Cardoso; llegó a tomar tres tipos de té contrabandeados desde la Amazonía venezolana, se recostó dignamente en el sofá de una curandera y conoció la enorme diversidad de masajes que una ciudad como São Paulo puede ofrecer.

       Nada funcionó. 

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]