Ficha técnica

Título: El inquilino del hielo / L’inquilí del gel | Autor: Miquel Àngel Lladó Ribas | Editorial: Casa abierta | Colección: Nº1 Colección Bilingüe Palma de dos | Género: Poesía | ISBN: 978-84-614-7083-9 | Páginas: 176 | Formato:  17 x 17 cm. | Encuadernación: Encuadernación rústica cosida con solapas | Portada color + interior BN con ilustraciones | PVP: 12,00 € | Publicación: 2011

El inquilino del hielo

CASA ABIERTA

Cuando escribí estos poemas poco sospechaba que, algunos años después, su protagonista realizaría el más largo y definitivo de los viajes, ese para el cual todos, tarde o temprano, cogemos únicamente billete de ida pues no hay posibilidad de retorno.

¿O tal vez sí? ¿Acaso no poseemos la memoria, sin duda una de las más grandes cualidades humanas, para traer a voluntad todo aquello que hemos amado a lo largo de nuestra existencia? ¿Reparamos de veras en el milagro que significa recordar el color de unos ojos, la frescura de una sonrisa, la sencilla candidez de un gesto?

Al releer estos versos recuerdo, como no, a nuestro amado hijo Lluís. Le recuerdo y le echo de menos, para qué nos vamos a engañar. No obstante la poesía me ha permitido de alguna manera inmortalizarle, hacerlo perenne, plasmar su bondadosa esencia sobre el papel. Y, de paso, recordar al mundo que «no existen alas inútiles», que todo aquello que nos sucede, por duro y adverso que nos parezca, no es sino una oportunidad de mejorar y comprender en toda su hermosa complejidad el universo que nos rodea.

Hielo, pingüinos, silencio… ¡Cuánta belleza encierra ese mundo que hemos etiquetado alegremente de autista, sin detenernos tal vez a pensar en las gemas que alberga esa sin par «oscura cámara del tesoro»! Yo tuve la ocasión y el privilegio de admirarlas. Y quiero animar desde estas líneas a quienes de una manera u otra deambulan por esta «sinuosa ruta del hielo» a hacerlo, a descubrir el color de la esperanza y de los sueños que a mi se me antoja azul e inmenso, como ese mar que ahora mismo sobrevuelo y ese cielo que nos cobija y al que de tanto en cuando alzamos los ojos esperando que nos envíe lluvia, amor, palabras…

Abrámonos pues, al azul de lo insondable, dejemos que la primavera ocupe al fin el lugar de las dudas y de los fríos, trabajemos sin tregua hasta encontrar esas anheladas «veredas de sonidos / en el fondo del valle».

Apostemos, en fin y de una vez por todas, por la poesía, por la luz, por la esperanza: por la vida.

 

Ales útils

Alas útiles

 

No hi ha ales inútils.

Ningú no té dret

a determinar,

ni que sigui per la via de la ciència,

l’abast del vol

o el sostre de l’anhel,

la delicada natura

de l’ocell del gel,

baldament siguin només alots

o petits plomalls,

vellutades ganivetes

que tallen l’aigua

i neden

a l’encalç de qualque peix,

negres monyons

de summa suavitat

bategant-se

sobre una immensitat antàrtica,

criatures

de caminar maldestre

i secular saviesa, 

metàfora de Tu,

corol·lari del meu somni.

 

 

No existen alas inútiles.

Nadie tiene derecho

a decidir

ni siquiera por la vía de la ciencia

el alcance del vuelo

o techo del anhelo,

la delicada naturaleza

del pájaro del hielo;

aunque sean sólo aletas

o pequeñas plumas,

aterciopeladas cuchillas

que cortan el agua

y nadan

detrás de algún pez,

negros muñones

de suma suavidad

moviéndose

sobre una inmensidad antártica,

criaturas

de torpe caminar

y secular sabiduría.

Metáfora de Ti,

cúspide de mi sueño.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]