Ficha técnica

Título: El Giro de Italia   | Autor: Dino Buzzati | Editorial: Gallo Nero | Colección: Narrativas | Traducción: David Paradela   | Género: Relatos | ISBN: 978-84-942357-1-9 | Páginas: 182 | Formato: 14 x 19 cm  | PVP: 17,00 euros

El Giro de Italia

GALLO NERO

En mayo de 1949 Sicilia acoge la salida y las primeras dos etapas de la más prestigiosa competición del ciclismo nacional, el Giro de Italia. La trigésimo segunda edición fue memorable, entre otras cosas, porque tuvo a un cronista de excepción: Dino Buzzati. La competición se desarrolla en un contexto histórico único: el progresivo acercamiento del Giro al sur de Italia, en la tierra del bandido Giuliano, para subrayar la renovada unidad nacional teniendo como telón de fondo la reconstrucción posbélica de una Italia empobrecida y destrozada por la guerra.

Dos semanas después de la tragedia del Gran Torino, desaparecido para siempre entre las nieblas de Superga, el 18 de mayo desembarcan en Palermo 102 ciclistas, y entre ellos, Dino Buzzati, corresponsal del Corriere della Sera.

El escritor y periodista no se limita a la crónica deportiva, sino que construye un memorable retrato de aquella Italia eufórica e inquieta y de aquellos atletas que devolvieron algo de felicidad a un país que necesitaba olvidar.

En la crónica de Buzzati no podían faltar Fausto Coppi y Gino Bartali, los gigantes del ciclismo italiano, cuya rivalidad adquiere tintes de alegoría bélica ofreciendo un ejemplo impecable de periodismo literario.

Los veinticinco artículos pueden y deben leerse como un largo relato, donde el narrador acaba eclipsando al periodista, la percepción se entrelaza con la imaginación y la descripción se transforma en una misteriosa y encantadora metáfora de la existencia.

 

PRÓLOGO

Claudio Marabini 

 

Nunca he olvidado esa lectura. Corría el año de 1949, yo era un chiquillo y estaba «a favor» de Bartali, aun admirando a Fausto Coppi, y era buen lector, sobre todo de artículos periodísticos. Cuando el Corriere della Sera envió a Dino Buzzati a cubrir el Giro, sentí sorpresa y alegría, y bastaron los primeros artículos para darme cuenta de que algo típicamente buzzatiano estaba naciendo y que, como siempre en sus «reportajes», la fantasía desbancaba a la crónica, la engullía y la hacía suya.

     De Buzzati se conocían novelas y cuentos: Bàrnabo de las montañas (1933), El secreto del Bosque Viejo (1935), El desierto de los tártaros (1940), Los siete mensajeros (1942), además de sus muchos artículos para el Corriere, primero como corresponsal de guerra y ahora como enviado especial y columnista.

      Durante el Giro, enseguida quedó claro que Buzzati estaba componiendo algo que, además de suyo, era unitario, y que el Giro le brindaba un esquema extraordinariamente adaptable. Sobre el telón de fondo del Giro discurría, con el rostro de la multitud anónima, el pueblo llano de una Italia que todos nosotros, recién terminada la guerra, reconocíamos en la esperanza de un mañana mejor; el Giro construía una fábula que renacía a diario tras disiparse con la puesta del sol. En primer plano, afloraba la historia de un hombre amenazado por los años, Bartali el Viejo -al que en un momento dado aplica el homérico nombre de Héctor-, frente al cual se erigían la estatura y el fulgor del joven Fausto Coppi, Aquiles, destinado a asestar el golpe mortal: a elegir, guiado por el hado, «el momento preciso».

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]