Ficha técnica

Título: El dinero y las palabras. La edición sin editores | Autor: André Schiffrin | Traducción: Jordi Terré y Eduard Gonzalo | Editorial: Península | Colección: Atalaya 421 | Género: Ensayo | ISBN: 978-84-8307-864-8 | Páginas: 208 | Formato:  15 x 23 cm. | Encuadernación: Rústica con solapas |  PVP: 24,00 € | Publicación: 7 de abril 2011

El dinero y las palabras

PENÍNSULA

Una síntesis de la evolución de la industria del libro al compás de las mutaciones del capitalismo.

El dinero y las palabras -último trabajo de André Schiffrin- prosigue la reflexión iniciada por el autor, años atrás, sobre la industria cultural y el mundo del libro. Obra importante, llena de datos e ideas, esta inteligente mirada es una síntesis perfecta de la evolución de la industria del libro al compás de las mutaciones del capitalismo. Ediciones Península se complace en recuperar -junto a este fascinante El dinero y las palabras– el ya clásico, La edición sin editores y ofrecer así, a los lectores, el pensamiento completo, amplio y documentado, de uno de los mayores críticos culturales del capitalismo.

«Una de las razones del extraordinario interés que presenta la evolución de la edición en el mundo, es que representa un verdadero microcosmos de las sociedades donde se desarrolla y de los efectos ocasionados por el capitalismo. Técnicamente hablando, apenas hay razones para que la edición en la actualidad se diferencie mucho de la del siglo XIX: hasta hace no mucho seguía por lo demás vigente el modelo artesanal tradicional, bastante similar al de la empresa descrita por Balzac en Las ilusiones perdidas. Más importante todavía: la edición se consideraba un oficio y no un negocio» (André Schiffrin).

 

PRÓLOGO A LA EDICIÓN ESPAÑOLA  

Me alegro mucho de ver estos dos libros publicados a la vez en España. El dinero y las palabras es, sin duda, la continuación de La edición sin editores, al actualizar su análisis. Pero aunque ese libro ya ha sido publicado en 27 países, la edición española ha estado agotada durante mucho tiempo.

     Imagino que el cambio de orientación de su primera editorial estimuló a quienes no estaban de acuerdo con las críticas del libro y que se alegraron de que se fuera agotando. Sin embargo, su análisis sigue siendo pertinente, como muestra su continuación.

     Como señalo al inicio de El dinero y las palabras, cuando La edición sin editores salió a la luz en España, fue objeto de gran atención. El País dedicó muchas páginas en «Babelia» a comentar sus ideas. Pero todas ellas convinieron en que, mientras que mi libro era preciso en lo que a los países anglosajones se refería, la situación descrita no podría darse en Europa, y mucho menos en España.

     Pero como El dinero y las palabras muestra, España se ha visto cada vez más implicada en la difusión mundial de los grupos empresariales. Las compañías extranjeras, como Hachette y Bertelsmann, desempeñan un papel mucho más importante del que tenían hace una década, cuando apareció La edición sin editores. Y el mayor grupo empresarial español, Planeta, se ha convertido en la segunda mayor editorial de Francia, como expuse en el primer capítulo de El dinero y las palabras.

     Con todo, estos libros no mencionan el creciente control de las editoriales españolas sobre Hispanoamérica. El sector del libro está dominado allí totalmente por las principales empresas españolas. Las pequeñas editoriales locales independientes apenas pueden sobrevivir. En 2009, mientras visitaba Santiago de Chile, fui testigo del asombroso espectáculo de una feria del libro nacional que estaba tan dominada por los grupos empresariales españoles que no había ningún espacio en el recinto para las muestras de las editoriales chilenas independientes.

     Los cerca de 40 editores locales se habían agrupado para construir un pabellón especial fuera del recinto ferial principal, de modo que sus libros también pudieran ser vistos por el público visitante. En vista de estos resultados, hay que admitir que la pesimista visión de La edición sin editores queda incluso lejos de lo que ocurriría en la próxima década.

     ¿Cómo han tenido lugar todos estos cambios? Las causas profundas que se describen en La edición sin editores se han intensificado. Temerosos de la influencia política de los principales grupos empresariales, los gobiernos han vacilado en aplicar las leyes antimonopolio que regulaban los libros.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]