Ficha técnica

Título: El Club de la Escalera. «Teatro contra el bullying» | Autor: Sergio Vila-Sanjuán  | Editorial: Plataforma Editorial | Presentación: Rústica con solapas |  Colección: Ficción | Páginas: 96 | ISBN: 978-84-16096-94-7 | Precio: 12,00 euros 

El Club de la Escalera

PLATAFORMA EDITORIAL

El bullying o acoso escolar constituye una de las grandes plagas de nuestro tiempo. En la actualidad cada vez existe más conciencia del problema, pero durante mucho tiempo se practicó, y sobre todo se sufrió, en secreto. ¿Cómo se sobrevive al acoso escolar? ¿Qué secuelas deja, incluso mucho tiempo después de experimentado? Esta es la pregunta que plantea El Club de la Escalera, donde personas que vivieron una situación de bullying en la adolescencia se reencuentran y tienen que afrontar las heridas aún abiertas. El Club de la Escalera es un texto literario, una obra teatral con personajes potentes y giros sorprendentes que puede leerse como una novela. Pero brinda también un vivo documento para reflexionar y debatir. Un texto que conmueve y no dejará indiferente a nadie.

«El Club de la Escalera describe de forma magistral esa auténtica lacra que es el bullying.» Ferran Barri 

«Obra ágil, de eficaz dramatismo, que consigue ponernos frente a uno de los grandes problemas de la educación infantil y juvenil.» Javier Gomá Lanzón

PRÓLOGO

Una lacra devastadora, por Ferran Barri

El acoso escolar o bullying es una lacra que ha afectado y sigue afectando de forma devastadora a muchos niños y adolescentes, tanto en el pasado como en el presente, a pesar de los cambios que por fortuna se han producido en nuestra sociedad respecto a esta problemática en los últimos años.

      Denominamos bullying al acoso escolar que se manifiesta de forma sistemática y continuada en el tiempo, que provoca una desestructuración en la personalidad de las víctimas y que las inhibe en sus interacciones sociales, ocasionando graves problemas de autoestima, y que puede dejar secuelas permanentes. El bullying se produce a espaldas de los adultos y dentro del grupo de iguales, en el cual el acosador o los acosadores tratan de buscar su reconocimiento y respaldo, ya sea haciéndolo partícipe o consiguiendo que sus integrantes asistan como meros espectadores de sus fechorías y que les rían sus presuntas gracias, que evidentemente no lo son.

     Para conseguir sus fines, los verdugos no dudan en usar todos los medios a su alcance, como deshumanizar a sus víctimas despojándolas de sus propios nombres, que cambian por motes, o convertirlos en caricaturas que los muestran de forma grotesca ante sus compañeros. De este modo, consiguen que estos intervengan en muchos casos, haciéndoles creer que están participando de una broma y no de un acto que, en realidad, constituye una actividad delictiva.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]