Ficha técnica

Título: El cerebro. Big Bangs, comportamientos y creencias | Autores: Rob DeSalle e Ian Tattersall  | Ilustracción: Patricia J. Wayne | Traducción: Irene Cifuentes y Beatriz García Ríos |   Editorial: Galaxia Gutenberg | Presentación: Rústica  |  Fecha: febrero 2017 | Páginas: 400  | ISBN:  978-84-16252-26-8 | Precio:  23 euros

El cerebro

GALAXIA GUTENBERG

Tras varios millones de años avanzando a trompicones por el espacio ecológico, el único superviviente de una gran cantidad de especies de homínidos que se mantiene en pie es el hombre. Los seres humanos son criaturas extraordinarias, y lo son gracias a su cerebro. En este libro, los autores presentan por primera vez la evolución del cerebro y el sistema nervioso paso a paso. Utilizando los más recientes descubrimientos en biología evolutiva, neurociencia y biología molecular, Rob DeSalle e Ian Tattersall explican cómo ocurrió el salto cognitivo que nos separa de todos los demás seres vivos. Discuten el desarrollo y la singularidad de la conciencia humana, cómo funcionan los cerebros humanos y no humanos, el papel que juegan las diferentes células nerviosas, la importancia de la memoria y el lenguaje en las funciones del cerebro, y mucho más. Nuestro cerebro, concluyen, es el producto de una historia larga y sumamente desordenada -un proceso evolutivo con muchos zigs zags- que de modo accidental dió lugar a un producto maravillosamente excéntrico y creativo. 

 

PRÓLOGO

No es necesario escudriñar minuciosamente los confines del cosmos para encontrar el misterio más profundo del universo. No tenemos más que buscar entre nuestras orejas. No hay mayor desafío para la mente humana que el empeño por comprender el funcionamiento del cerebro que la produce. Sin embargo, a pesar de unas enormes dificultades de orden práctico, el esfuerzo por comprender cómo produce el cerebro la mente es tal vez más fascinante intrínsecamente que cualquier otra búsqueda científica. Los otros muchos órganos que forman nuestro cuerpo se entienden bastante bien como máquinas cuyas funciones, aunque complejas, están definidas con bastante claridad. El desafío especial que plantea la máquina cerebral es que en su interior también habita un fantasma: nuestra conciencia naciente, cuyas propiedades exceden con mucho la suma de las conexiones internas y las descargas electromagnéticas que la originan.

     Lo mismo ocurre, al menos hasta cierto punto, en el caso del «cerebro» de todas las demás criaturas que poseen uno: al fin y al cabo, cada una tiene algún tipo de conciencia, aunque sólo sea la capacidad rudimentaria de distinguir entre «uno mismo» y «otro». Pero, no obstante, el cerebro humano tiene algo muy especial. Hasta donde podemos decir, es único no sólo por su capacidad para responder a los estímulos del mundo que lo rodea, sino también para recrear literalmente ese mundo en la imaginación. Nadie sabe con exactitud cómo lo consigue, pero no sólo se comprende ya en gran medida su estructura y funcionamiento, sino los contextos zoológicos y evolutivos globales en los que han de incluirse el increíble y moderno cerebro humano y sus propiedades únicas. Estos son los temas de este libro y de la exposición del Museo Americano de Historia Natural (El cerebro: la verdadera historia) que lo inspiró. 

     Nuestro cerebro lleva en su estructura la marca de una ascendencia larga y tortuosa. Esta extraña máquina es algo que jamás habría diseñado un ingeniero humano; y si no comprendemos su compleja y progresiva historia de quinientos millones de años, no sabremos explicar su aparente desorden. Por lo tanto, es necesario analizarlo desde el punto de vista evolutivo. Pero si un enfoque evolutivo para comprender el cerebro humano pudiera llegar a tener algún sentido, necesitamos saber también dónde encajamos nosotros dentro del gran orden de la vida. La razón es que el mundo vivo que nos rodea, y la manera en que está organizado, ofrece una serie de pistas sobre cómo logramos nuestra insólita excelencia intelectual. Sin embargo, ni siquiera la combinación de conocer nuestro lugar en la naturaleza y cómo llegamos hasta ahí es suficiente. También tenemos que comprender los mecanismos evolutivos que subyacen.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]