Ficha técnica

Título: El Cartógrafo | Autor: Juan Mayorga | Ilustraciones: Daniel Montero Galán | Epílogo: Alberto Sucasas | Editorial: Uña Rota | Colección: Libros Robados | Formato: 12 x 18 cm| Páginas: 130 | ISBN: 978-84-95291-48-6 | Precio: 12 euros

El cartógrafo

UÑA ROTA

«Érase una vez en el gueto. Mientras todo moría a su alrededor, un viejo se empeñó en dibujar un mapa. Pero como sus piernas no lo sostenían, como no podía ir a buscar los datos que necesitaba, pidió a una niña que lo hiciese por él.» En la Varsovia de nuestros días, Blanca tomará por cierta esa leyenda y se lanzará a la búsqueda del mapa de un mundo en peligro.

Mayorga indaga en el ángulo más oculto de la memoria trazando así una cartografía del cuerpo, del gesto y de la conciencia. Presente y pasado se interpelan para interrogarnos y ofrecer pistas de lo que está a punto de ocurrir. Si «hacerse preguntas es mucho más difícil que medir y dibujar», ¿cuáles son hoy las nuestras?

«La bajada a los infiernos de un texto órfico como El cartógrafo no transmite un mensaje de desconsolado nihilismo, ni una mórbida melancolía. Su lección definitiva tiene el sabor de la esperanza.» Alberto Sucasas, del epílogo.

«Un grito seco y directo contra la dictadura del olvido, que toca heridas muy profundas colectivas y personales», Rocío García, EL PAÍS.

«Juan Mayorga está en su mejor momento. En los últimos años ha estrenado un soberbio sexteto de piezas de madurez. La lengua en pedazos (2012), El crítico (2013), El arte de la entrevista (2014), Famélica (2015), Reikiavik (2015) y El cartógrafo (2017). El cartógrafo podría ser una gran novela o una gran película que te sumerge y te lleva, como un río.» Marcos Ordóñez, Babelia

 

1

RAÚL: ¡Blanca! ¿Cómo estás? ¿Estás bien?

BLANCA: Estoy bien.

RAÚL: ¿Qué ha pasado?, ¿dónde estabas? Ya no sabía qué hacer. He llamado a la policía, a los bomberos, he llamado a todos los hospitales de Varsovia.

BLANCA: Lo siento. Perdí la noción del tiempo.

RAÚL: ¿Perdiste la noción del tiempo? ¿También perdiste el teléfono? Te he llamado un millón de veces. Teníamos una cita, ¿recuerdas? Estábamos invitados a comer en casa del embajador. Quedamos en encontrarnos allí a las dos. No he sabido nada de ti en todo el día.

BLANCA: Fui hacia allí, a la dirección que me apuntaste. Salí con tiempo, con el mapa que me diste. Junto a un campo de balonmano abandonado me pareció ver una iglesia antigua, me acerqué pensando que era una iglesia. Nunca había entrado en una sinagoga. ¿Tú?

RAÚL: ¿Qué me estás contando, Blanca? Tienes a toda la embajada buscándote.

BLANCA: Por dentro son distintas de nuestras iglesias. La posición de los bancos, estanterías llenas de libros… Había dos hombres conversando en inglés. Uno explicaba al otro que los alemanes la utilizaron como establo, por eso no la quemaron. Al verme, me señalaron una escalerita. Entendí que es el lugar de las mujeres, ellas están arriba durante el culto. Allí arriba, en un cuarto grande, preparaban una exposición. Estaban poniendo los cartelitos. Bajo cada foto, en polaco y en inglés, el lugar donde se cree que se hizo la foto: Nowolipie 35, Bonifraterska a la altura de la plaza Krasinski… Boxeadores, policías, prostitutas, conductores de taxis de pedales…

RAÚL: Ya sé, he visto todo eso en las películas.

BLANCA ¡Gente! Una boda. Niños, muchos niños. Se me ocurrió marcar en mi mapa los lugares de las fotos. Pensé que las calles habrían cambiado de nombre, o que ni siquiera existirían, pero encontré muchas. Mira, cada marca es una foto, había muchas en la calle Chlodna. Al salir, caminé hacia esta cruz, según el mapa era el lugar más cercano. No queda nada de lo que salía en la foto. Luego fui aquí. Nada. En Chlodna vi una casa que puede ser de la época, una casa…

RAÚL: Blanca, tengo que llamar al embajador y no puedo contarle esa historia de las fotos.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]