Ficha técnica

Título:  El azar y la necesidad  Autor:  Jacques Monod  | Traducción: Francisco Ferrer Lerín | Editorial: Tusquets | | Colección: Metatemas |  Formato: 13,8 x 21 cm. | Presentación: Rústica con solapas | Fecha: ene/2016 | Páginas: 200 | ISBN: 978-84-9066-212-0 | Precio: 16 euros

El azar y la necesidad

TUSQUETS

Uno de los más polémicos textos jamás escritos sobre la relación entre Ciencia y Filosofía.

Algunos años después de obtener el Premio Nobel de Fisiología y Medicina, Jacques Monod sorprendió a toda la comunidad científica y filosófica con este polémico ensayo en el que introducía nociones tan heterodoxas como las de «azar» y «necesidad» a la hora de estudiar los seres vivos.

 Además de ofrecer iluminadoras respuestas a cuestiones tan fundamentales de la biología contemporánea como las relativas al origen de la vida o la evolución de las especies, el autor, uno de los grandes pioneros de la biología molecular, no vacila a la hora de abordar las consecuencias filosóficas y espirituales de los grandes descubrimientos en los campos de la biología molecular y de la genética.

PREFACIO 

Lo natural y lo artificial

La distinción entre objetos artificiales y objetos naturales nos parece inmediata y sin ambigüedad. Un peñasco, una montaña, un río o una nube son objetos naturales; un cuchillo, un pañuelo, un automóvil, son objetos artificiales, artefactos.(1) Que se analicen estos juicios, y se verá sin embargo que no son inmediatos ni estrictamente objetivos. Sabemos que el cuchillo ha sido configurado por el hombre con vistas a una utilización, a una performance (2) considerada con anterioridad. El objeto materializa la intención preexistente que lo ha creado y su forma se explica por la performance que era esperada incluso antes de que se cumpliera. Nada de esto ocurre para el río o el peñasco, que sabemos o pensamos han sido configurados por el libre juego de fuerzas físicas a las que no sabríamos atribuir ningún «proyecto». Todo ello suponiendo que aceptamos el postulado base del método científico: la Naturaleza es objetiva y no proyectiva.  Por referencia a nuestra propia actividad, consciente y proyectiva, por ser nosotros mismos fabricantes de artefactos, calibramos lo «natural» o lo «artificial» de un objeto cualquiera.

¿Sería entonces posible definir por criterios objetivos y generales las características de los objetos artificiales, productos de una actividad proyectiva consciente, por oposición a los objetos naturales, resultantes del juego gratuito de las fuerzas físicas? Para asegurarse de la entera objetividad de los criterios escogidos, lo mejor sería sin duda preguntarse si, utilizándolos, se podría redactar un programa que permitiera a una calculadora distinguir un artefacto de un objeto natural.

 

_______________________________________________________

1. En sentido propio: productos del arte de la industria.

2. En general, el autor da a performance un sentido próximo a logro, a ejecución conseguida. (N. del T.)

 

 

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]