Ficha técnica

Título: El alma de las marionetas | Autor: John Gray | Traducción: Carme Camps | Editorial: Sexto Piso| Colección: Ensayo | ISBN: 978-84-16358-07-6 | Páginas: 144  |  Género: Ensayo | Precio: 18,00 euros  | 

El alma de las marionetas

SEXTO PISO

Pocos conceptos resultan tan cruciales para la comprensión del mundo en el que vivimos como el de «libertad», que quizá no en balde es también uno de los que se utilizan con mayor ligereza. En este libro, John Gray despliega su ya habitual mezcla de inteligencia, erudición y originalidad para ofrecer a sus lectores un magnífico tratado sobre la libertad que cuestiona y expone los límites y las contradicciones a los que inevitablemente nos enfrentamos cuando intentamos definirla.

Alejado de visiones de un simplismo fundamentalista, Gray asemeja la libertad humana a la libertad de las marionetas, pues el rango de acción de estas últimas está determinado en todo momento por la voluntad de quien las mueve, así como por los límites trazados por los hilos. En nuestro caso, el titiritero habita oculto en nuestra propia conciencia y los hilos vienen dados por nuestra historia e ideas, pero nada de lo anterior implica que podamos evitar las barreras que determinan nuestros actos en el mundo.

Al pasar revista a doctrinas tan diversas y alejadas como la de los gnósticos o los nuevos milenaristas, John Gray observa que el anhelo sigue siendo más o menos constante: liberar de una vez por todas al ser humano de sus ataduras, para dar comienzo a una nueva era de libertad humana y de plenitud. En cambio, en una magistral vuelta de tuerca, el autor argumenta con lucidez casi lo contrario: justo ahí donde creemos liberarnos de las cadenas que nos atan, los seres humanos nos revelamos como simples marionetas incapaces de admitir las fronteras a las que irremediablemente nos constriñe nuestra condición. En sus propias palabras: «El ser humano es el único de los animales que recurre a la violencia para sofocar el vacío interno. En una lucha contra la falta de sentido en su vida, mata y muere en aras de creencias sin sentido. En tiempos modernos, el mayor de estos absurdos consiste en la idea de una nueva humanidad».

«Gray une los puntos que conectan la cienciaficción (incluyendo la de Stanislaw Lem), Borges, los sacrificios humanos de los aztecas, el calentamiento global y la pérdida de privacidad (y de libertad) forjada por la ciber-revolución, desafiando a los lectores a saltarse la lógica y llegar a conclusiones contradictorias». Kirkus Review         

«Gray, uno de los filósofos contemporáneos más leídos, rastrea despreocupadamente por la literatura de cualquier nivel con el eclecticismo vigilante de una urraca que acumula genialidades».

1. LA FE DE LOS TÍTERES

«Durante los primeros siglos de nuestra era, los gnósticos
disputaron con los cristianos. Fueron aniquilados, pero
nos podemos representar su victoria posible».
Jorge Luis Borges, Vindicación del falso Basílides

LA LIBERTAD DE LAS MARIONETAS

     Un títere puede dar la impresión de ser la encarnación de la falta de libertad. Movido ya sea por una mano oculta, ya sea por hilos que tiran de él, el títere no posee voluntad propia. Todos sus movimientos están dirigidos por la voluntad de otro: un ser humano que decide lo que hará. El títere, controlado siempre por una mente externa, no puede escoger su forma de vivir.

     Esta situación resultaría insoportable si no fuera porque un títere es un objeto inanimado. Para sentir la falta de libertad hay que ser consciente de uno mismo. Pero un títere es un objeto hecho de madera y tela, un objeto construido por el hombre, sin sentimientos ni conciencia. Un títere no posee alma. En consecuencia, no puede saber que no es libre.

     Sin embargo, para Heinrich von Kleist los títeres representaban un tipo de libertad que el ser humano jamás alcanzaría. En su ensayo The Puppet Theatre, publicado por primera vez en 1810, el escritor alemán hace que el narrador, que pasea por un parque de la ciudad, se encuentre con Herr C., que ha sido nombrado hace poco tiempo primer bailarín de la ópera. Como en varias ocasiones lo había visto en un teatro de marionetas erigido en la plaza del mercado de la ciudad, el narrador muestra su sorpresa ante el hecho de que un bailarín asista a semejantes representaciones burlescas.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]