Ficha técnica

Título: Desorden púbico. Una plegaria punk por la libertad | Autor: Pussy Riot  | Editorial: MalpasoGénero: Ensayo | Formato:14 x21 | Páginas: 168 | ISBN: 978-84-15996-04-0 |Precio: 19,50 euros

Desorden púbico

MALPASO

¿Puede la música sacudir los cimientos de nuestra conciencia y de nuestro sistema? Sólo en circunstancias muy especiales. Tal vez cada generación assista a momentos únicos como éste, que conmueven e indignan a una sociedad entera. Con sus valientes acciones, Pussy Riot ha despertado de su largo letargo a la Rusia sometida al yugo de un régimen totalitario.

La tortuosa (y a menudo ridícula) historia de la blasfemia alcanzó cotas sublimes (es decir, grotescas) el día en que cinco sediciosas uniformadas con medias, chaquetas y peinados intolerables traspasaron las puertas de una catedral moscovita con el propósito de cantar sus discrepancias en el altar de la ortodoxia. Allí blandieron guitarras y allí (dónde si no) toparon con la Iglesia, cuyo brazo secular se abatió sobre ellas con todo el peso de la ley (que es mucho) para aplastarlas antes de que pudiesen entonar la segunda estrofa.

El gran vicario Putin se puso, como suele, los calzones y enarbolando la razón de Estado decidió apagar la música a toque de corneta (con la inestimable colaboración, naturalmente, de ese poder que llaman judicial): tres de las insurgentes detenidas in situ fueron acusadas de horribles delitos y las dos más contumaces siguen purgando su osadía en cárceles esteparias.

Pero el segundo mandamiento es inmisericorde, y la autoridad competente que había pronunciado el nombre de Dios en vano halló en su pecado la penitencia: un inmenso coro de voces consternadas clamó de profundis para afearle su conducta. Por mucho que oculten las orejas en cumbres lejanas (e internacionales), los popes y sus centuriones no consiguen desoír el estruendo.

Ese alboroto es este libro. Aquí se reúnen canciones, poemas, artículos y otros textos significativos de las vulvas sublevadas junto con las turbulencias aportadas por personajes tan ilustres como Yoko Ono, Bianca Jagger o Vivian Goldman. Se trata de un material heterogéneo que nos proporciona la estampa de una batalla contemporánea en defensa de las libertades civiles. La guerra no ha terminado y también se libra en nuestras páginas.      

¿Arte o política?
23 de marzo de 2012

Nuestra actuación en la Catedral de Cristo Salvador fue un gesto político que tenía por objeto abordar el problema de la perversa comunión entre el Gobierno de Putin y la Iglesia ortodoxa rusa.

     El patriarca Cirilo ha pronunciado numerosos sermones ensalzando la figura política de Putin -que, evidentemente, no es ningún santo- y se empeña en disuadir a sus feligreses de participar en actos de protesta. Las autoridades gubernamentales y la Iglesia ortodoxa llevaron a cabo una acción política conjunta antes de las elecciones a la Duma Estatal, llamada «Vigilia de dos días por el Cinturón de la Virgen», con el objetivo de abstraer a los ciudadanos ortodoxos de la política y otras lindezas terrenales.

     Este hecho nos resulta cuando menos tan indignante como la manipulación de los resultados electorales. Por tanto, decidimos incorporar a nuestra actuación un elemento nuevo: la oración. Y esa plegaria pública punk la titulamos Virgen María, llévate a Putin. Mediante esta declaración de principios damos una respuesta a la actividad política de los fieles, pero también una réplica a los intentos del patriarca Gundjai por distorsionar, y ocultar, en última instancia, la realidad.

     Y era fundamental que recitásemos la oración, no en la calle, delante del templo, sino en el altar, es decir, en un espacio terminantemente prohibido a las mujeres. La Iglesia está promoviendo una visión del mundo de lo más conservadora, que desprecia las esencias de la democracia, la libertad de culto, la conformación de una identidad política, de género o sexual, el pensamiento crítico, el multiculturalismo o el interés por la cultura contemporánea. Es evidente que la Iglesia ortodoxa antepone sus intereses al respeto a las libertades de los demás.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]