Ficha técnica

Título: Daños colaterales | Autor: Zygmunt Bauman | Editorial: FCE | Colección: Sociología | Materia: Sociología | Traducción: Lilia Mosconi | Páginas: 232 | Presentación: Rústica, con solapas
| Formato: 14 x 21 cm | Precio: 14 euros | ISBN: 9788437506692

Daños colaterales. Desigualdades sociales en la era global

FONDO DE CULTURA ECÓNOMICA

 

 El concepto «daño colateral» fue agregado en tiempos recientes al vocabulario de las fuerzas militares para denotar los efectos no intencionales ni planeados de una acción armada. Calificar de «colaterales» los efectos destructivos de una intervención militar supone una desigualdad existente de derechos y oportunidades, ya que acepta a priori la distribución desigual de los costes que implica emprenderla. Sin embargo, es en el campo del análisis social donde el concepto adquiere las dimensiones más drásticas de la desigualdad: en nuestro mundo contemporáneo los pobres son privados de oportunidades y derechos y, de este modo, se convierten en los candidatos «naturales» al daño colateral de una economía y una política orientadas por el consumo. En los diferentes ensayos que componen este libro, Zygmunt Bauman -uno de los pensadores más audaces e influyentes de nuestro tiempo- explora la íntima afinidad e interacción entre el crecimiento de la desigualdad social y el aumento de los «daños colaterales», sus implicaciones y sus costes.

 

 

INTRODUCCIÓN. LOS DAÑOS COLATERALES DE LA DESIGUALDAD SOCIAL

 

Cuando se sobrecarga un circuito eléctrico, la primera parte que se quema es el fusible. El fusible, un elemento incapaz de resistir el voltaje que soporta el resto de la instalación (de hecho, la parte menos resistente del circuito), fue insertado deliberadamente en la red: se derrite antes de que lo haga cualquier otra parte del sistema, en el preciso momento en que la corriente eléctrica sobrepasa el nivel seguro de tensión, y así interrumpe el funcionamiento del circuito entero junto con todas las unidades periféricas que se alimentan de él. Esto ocurre porque el fusible es un dispositivo de seguridad que protege otras partes de la red evitando
que se quemen de forma defi nitiva e irreparable. Pero también signifi ca que la operatividad y la duración del circuito entero -y en consecuencia, la electricidad que es capaz de absorber y el trabajo que es capaz de hacer- no pueden ser mayores que la resistencia de su fusible. Una vez que el fusible se quema, todo el circuito se detiene. 

Un puente no colapsa cuando la carga que sostiene supera la fuerza promedio de sus tramos; el puente colapsa mucho antes, cuando el peso de la carga sobrepasa la capacidad portante de uno de sus tramos: el más débil. La «capacidad de carga promedio» de las pilas y los estribos es una fi cción estadística que tiene escaso o nulo impacto en la utilidad del puente, del mismo modo en que no se puede calcular cuánto peso resiste una cadena por la «fuerza promedio» de los eslabones. Calcular promedios, fiarse de ellos y usarlos de guía es la receta más segura para perder tanto el cargamento como la cadena que lo sostiene. No importa cuánta fuerza tienen en general los tramos, las pilas y los estribos: el tramo más débil es el que decide el destino del puente entero. 

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]