Ficha técnica

Título:  Cultura | Autor: Marco Aime | Editorial: Adriana Hidalgo  | Páginas 154 | ISBN 978-987-3793-09-7 | Precio: 12,50 euros

Cultura

ADRIANA HIDALGO

A lo largo del tiempo se han dado diferentes definiciones de «cultura», tratando de encorsetar un concepto tan amplio. Los europeos, por ejemplo, han pagado un precio muy alto por buscar imponerse como blancos, occidentales, avanzados y vencedores. Para apartarse del eurocentrismo, la antropología ha debido hacer enormes esfuerzos, en decenas de estudios de campo, para acercarse y comprender «desde adentro» todas las demás culturas que comparten el planeta. Marco Aime, uno de los antropólogos europeos más reconocidos, logra transmitirnos las múltiples facetas y la ambigüedad de la palabra cultura con un lenguaje claro y apasionado, con rigor metodológico y, sobre todo, con una gran apertura mental y una rara empatía respecto del «otro», único requisito indispensable para no caer en una «guerras entre culturas». La cultura no sólo es un sostén de la naturaleza humana, sino el fundamento de la propia supervivencia de nuestra especie.

 

EXORDIO

     «¿Qué es el tiempo? Si nadie me lo pregunta, lo sé; si quisiera explicárselo al que me lo pregunta, no lo sé», escribía San Agustín. Se podría dar una respuesta similar con respecto a la cultura, un término y un concepto que usamos con frecuencia y que citamos en contextos diversos, sin darle necesariamente una definición precisa. De hecho, a veces lo empleamos con acepciones distintas: si digo que Umberto Eco es un hombre de cultura, quiero subrayar su elevad formación intelectual; pero si hablo de la cultura de los aborígenes australianos, me estoy refiriendo al conjunto de conocimientos, creencias y modos de comportamiento que le es propio a esa sociedad.

     Uno de los problemas que a veces sobrecargan el término cultura -y vuelven inciertos tanto sus límites como el espacio semántico que cubre- está provocado por el hecho de que, en el pasado, esa expresión se utilizaba solamente con el primero de los dos significados: cultura como instrucción, alta formación, privilegio de pocos. Modernamente, predomina la lectura antropológica, que le atribuye a cada comunidad humana una cultura, e idéntica dignidad a cada una de ellas. En el primer caso, lo opuesto de cultura sería «ignorancia»; en el segundo, en cambio, generalmente se alude a la «naturaleza».

     Usada rara vez en el pasado, la palabra cultura ha ido ganando un espacio cada vez mayor en nuestro lenguaje y en los discursos mediáticos. Especialmente en las últimas décadas, ha asumido valores sociológicos y políticos más y más amplios: se habla de subculturas urbanas para referirse a grupos juveniles que manifiestan un marcado sentido de pertenencia a través de comportamientos, vestimenta y formas de agrupación particulares, del mismo modo que, en el plano político, es cada vez más frecuente hacer referencia a la cultura como fundamento de identidad, y se la esgrime como arma política para excluir a los no «autóctonos».

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]