Ficha técnica

Título: Crímenes | Autor: Schirach, Ferdinand von | lEditorial: Salamandra | Colección: Narrativa | Título original: VERBRECHEN | Traducción: Juan de Sola | ISBN: 978-84-9838-389-8 | Núm. págs.: 192 | Tipo edición: Rústica | PVP: 15.50 €

Crímenes

SALAMANDRA

 

Primera obra literaria de Ferdinand von Schirach, esta serie de relatos basados en la experiencia profesional de este reputado jurista alemán fue la revelación editorial y uno de los mayores éxitos de los últimos años en su país.

Además de obtener el prestigioso Premio Kleist,
Crímenes mereció un torrente de elogiosos comentarios de la crítica y ocupó durante casi un año las listas de libros más vendidos. Cerca de setecientos casos desde que inició su carrera de abogado penalista en Berlín son el bagaje de vivencias que Von Schirach ha transformado, con un aguzado instinto narrativo, en una obra literaria de atmósfera cautivadora.

El lenguaje sobrio y conciso de la búsqueda de la verdad judicial subraya la atención que Schirach fija en los crímenes cometidos por individuos corrientes, dejando que los hechos expongan la realidad con toda su crudeza.

Profundamente original, revelador y lleno de matices,
Crímenes plantea el fascinante tema de la escurridiza verdad en los procesos criminales y reflexiona sobre el sentido del castigo, pero, por encima de todo, nos habla con proximidad del ser humano, de su miseria y también de su grandeza.
 
 
AMOR
 
 Estaba adormilada, la cabeza reposada sobre el muslo de él. Era una tarde de un caluroso día de verano, las venta- nas estaban abiertas, se sentía a gusto. Se conocían desde hacía dos años, ambos estudiaban Ciencias Empresariales en Bonn y asistían a las mismas clases. Ella sabía que él la quería.
Patrik le acariciaba la espalda. El libro lo aburría, no le gustaba Hermann Hesse, y si leía los poemas en voz alta era sólo porque ella se lo había pedido. Contemplaba su piel desnuda, la columna vertebral y los omóplatos, recorría su silueta con los dedos.   En la mesilla de noche estaba la navaja suiza, con ella había cortado la manzana que se habían comido. 
 

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]