Ficha técnica

Título: Contarlo todo | Autor: Jeremías Gamboa | Editorial: Literatura Mondadori | Colección: Literatura Random House | Género: Novela | ISBN: 9788439727217 | Páginas: 512 | Formato:  13,5 x 23 cm.| Encuadernación: Tapa blanda con solapa | Precio: 22,90 euros

Contarlo todo

LITERATURA MONDADORI

Contarlo todo es una novela de formación que narra la historia de un joven peruano que, habiendo conseguido hacerse un nombre como cronista en algunas de las publicaciones más importantes del país, decide abandonarlo todo para convertirse en escritor. El camino será arduo, las dificultades económicas obstaculizarán el camino, los desengaños amorosos deprimirán al protagonista, y aún con todo esto, Gabriel Lisboa perseguirá su sueño con la única ayuda de tres amigos que también sueñan con la literatura. El resultado de todo ese esfuerzo no será otro que el propio Contarlo todo, ya que esta novela debe ser leída como una ficción autobiográfica con la que Jeremías Gamboa irrumpe en la literatura española dando una sonora patada en la puerta.

La novela recorre diez años en la vida de Gabriel Lisboa, un joven limeño que en 1995, con veinte años de edad, vive con sus tíos en el humilde barrio de Santa Anita. Estudia Comunicaciones en la universidad y sus sueños de futuro se debaten entre el periodismo y la literatura. Pero este dilema quedará resuelto el día en que su tío le consiga, casi por casualidad, una reunión con el subdirector de Proceso, una revista de oposición política en la que Gabriel entrará a hacer prácticas. Al principio se dedica a hacer los trabajos más básicos de redacción, pero pronto descubrirá su talento como cronista y empezará a escalar posiciones en la profesión, descubriendo que ‘el periodismo era la mejor manera de encontrar mi lugar en el mundo’.

Durante sus siguientes años, Gabriel Lisboa rodará por diferentes redacciones (Proceso, La Industria, Ocio, Semana…), pero al mismo tiempo se acercará a la escena literaria limpeña de la mano de un amigo -Santiago Montero- que aspira a ser poeta. Poco después, el círculo de amistades crecerá con la aparición de los también letraheridos Jorge Ramírez Zavala y Bruno Lorente. Juntos formarán el Conciliábulo, una especie de grupo de aspirantes a la literatura que se apoyan mutuamente.

Pese al éxito que está teniendo en el mundo del periodismo, Gabriel Lisboa se siente cada vez más atraído por la vida de los escritores y más atemorizado por el posible futuro que le espera si continúa en la prensa escrita. Y es que los reporteros que conoce en las publicaciones donde trabaja dan claras muestras de un cansancio vital al que él no quiere llegar. Uno de esos periodistas, Saúl Vegas, llegará a decirle: ‘El periodismo te va a matar; te va a matar como nos ha matado a todos’. De manera que, venciendo el miedo que lo atenaza y lanzándose al vacío, Gabriel Lisboa abandona su trabajo en la revista Semana para dedicarse exclusivamente a la escritura literaria.

«Un escritor perfectamente dueño de sus medios expresivos, que sabe concentrarse en lo esencial, que es siempre contar una historia bien contada. » Mario Vargas Llosa

«Olvídense del malditismo, a Jeremías Gamboa le interesa la literatura que ofrece una luz al final de  túnel. » Amelia Castillo, Babelia

«Si triunfa, todos sabrán qué son los mostros. » Xavi Ayén, La Vanguardia

«Compendio de amor y valentía, cuaderno de bitácora de una novela que por momentos parece escribirse por sí sola, en cualquier caso, es un relato épico y a ratos desgarrador que no sorprende por su virtuosismo lingüístico sino por la naturalidad de su estilo, un estilo engañosamente simple pero en cuyos intersticios puede oírse una voz propia, original, única. » Diego Gándara, La Razón

1

Ahora sí la música inunda toda la habitación. El disco gira, lo veo moverse desde aquí, gira a todo volumen y por ello casi no me escucho, no escucho los sonidos violentos que produzco con tan solo mis dos dedos índices golpeando el teclado de la máquina, desnudo y sentado frente a la computadora de mi cuarto esta mañana. El golpe que desató la marea ha sido una guitarra partiéndose en dos, el sonido de un platillo que latiga el aire, el bajo que se arroja como un colchón sobre todas las cosas. Después todo ha sido de él. Y de mí. Lo que dice lo pongo de epígrafe, lo escribo en la página, así. Lo que dice es lo que siento o lo que ahora creo que siento dentro de mí. Lo que dice me parece estúpido y quizás yo también lo sea. Estúpido para creérmelo todo, para imaginar que esto es todo lo que necesitaba para hacerlo, salir del baño, sentir el agua helada en el cuerpo, prender la máquina, poner su disco, golpear el teclado, sentir que soy capaz de decir lo que me venga en gana. Escribir…

     Desde hace mucho tiempo he intentado infructuosamente convertirme en alguien que escribe un libro o he intentado vivir como alguien que escribe uno o como creía que tendría que vivir alguien que lo hiciera pero durante más de diez años no he escrito una sola línea que me gustara. Hasta hoy. Ahora hay un tibio sol afuera, es setiembre, es miércoles, y yo estoy en Santa Anita, vestido con una camiseta cualquiera y en short, en sandalias. Y ahora, recién salido de la ducha, me doy cuenta perfectamente de que esto es, al fin, el inicio de algo, o de todo, la llegada del día preciso para que algo así sucediera, para contarlo todo. El libro que se ha abierto hace unos segundos en mi cerebro y se ha alineado perfectamente en mi cabeza y en mis vísceras… Que ya tiene título, dedicatoria y epígrafe, también sus dos primeros párrafos, y que se narra a sí mismo. Él solo. A pesar de mí.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]