Ficha técnica

Título: Con la esperanza entre los dientes | Autor:John Berger |  Traducción: Ramón Vera Herrera |  Editorial: Alfaguara | Colección: Literaturas | Género: Miscelánea Literaria | ISBN: 978-84-20406-30-5 | Páginas: 168  |  PVP: 17,00 € | Publicación: 10 de Noviembre 2010

Con la esperanza entre los dientes

ALFAGUARA

«John Berger escribe acerca de lo que verdaderamente importa… En la literatura contemporánea, me parece incomparable.» SUSAN SONTAG

Visceral y apasionada, esta obra aúna la más lúcida perspectiva literaria con el más reflexivo activismo político y social y sugiere el pensamiento y la acción que podrían ayudar a acabar con la injusticia y el sufrimiento en el mundo. John Berger analiza la esencia del terrorismo y el drama del desarraigo de millones de personas que se han visto obligados por la pobreza y la guerra a vivir en calidad de refugiados. Su mirada implacable ilumina la situación de Afganistán, Irak, Palestina, Serbia, Bosnia, China, Indonesia, y todos aquellos lugares donde la gente se ve privada de la más básica de las libertades.

Con la esperanza entre los dientes es un polémico e incisivo retrato de nuestro tiempo, una profunda meditación acerca del significado actual del compromiso político.

«Toda obra de John Berger es un hito… Sus admiradores reconocerán la característica mezcla de compasión y lucidez, honestidad discursiva, calor humano y ejemplaridad cosmopolita.» The Times Literary Supplement

«John Berger se ha convertido en una de las voces esenciales para comprender el estado de nuestra sociedad… Un hombre que combina a la perfección compromiso y reflexión.» El Confidencial

«Iluminador… Una meditación seria acerca de la ética del poder.» Los Angeles Times

«Para Berger, ganador del premio Booker, pintor, filósofo, crítico y activista, el acto de observar es una forma de empatía… Compasivo y sensible en su visión de nuestro mundo en peligro, Berger ha visto mucho y ha sentido más.» Booklist

«En la lucha entre la desesperación y la luz, sólo la existencia de alguien como Berger hace que el combate tenga sentido.» Isabel Coixet

«Sus contemporáneos más cercanos en términos de audacia estética podrían ser Umberto Eco o el tardío W. G. Sebald, pero resulta difícil compararlo a cualquier autor inglés del último medio siglo. Berger, simplemente, rompió todos los moldes.» The Guardian

 

Doce tesis sobre la economía de los muertos*

(1994)

          1. Los muertos circundan a los vivos. Los vivos son el núcleo de los muertos. En este núcleo se encuentran las dimensiones del tiempo y el espacio. Lo que rodea al núcleo es infinitud.

          2. Entre el núcleo y lo que lo circunda hay intercambios que, por lo general, no son claros. Todas las religiones se han preocupado por aumentar su claridad. La credibilidad de la religión depende de la claridad de ciertos intercambios inusuales. Las mistificaciones de la religión se derivan de su intento de sistematizar tales intercambios.

          3. Lo excepcional de los intercambios claros se debe a que es también muy raro que algo pueda cruzar intacto la frontera entre la infinitud y el tiempo.

          4. Ver a los muertos como las personas que alguna vez fueron tiende a oscurecer su naturaleza. Intentemos considerar a los vivos como podríamos asumir que lo hacen los muertos: colectivamente. No sólo a través del espacio se acumularía lo colectivo sino también a lo largo del tiempo. Incluiría a todos los que alguna vez vivieron. Y entonces también estaríamos pensando en los muertos. Para los vivos, los muertos son únicamente aquellos que vivieron; mas en su propia gran colectividad los muertos ya incluyen a los vivos.

          5. Los muertos habitan un momento sin tiempo, de construcción continuamente recomenzada. La construcción es el estado del universo en cualquier instante.

          6. Según su memoria de vida, los muertos saben que el momento de construcción es, también, un momento de colapso. Habiendo vivido, los muertos nunca pueden ser inertes.

          7. Si los muertos viven un momento sin tiempo, ¿cómo pueden tener memoria? No recuerdan sino ser lanzados al tiempo, igual que todo lo que existió o existe.

          8. La diferencia entre los muertos y los que aún no han nacido es que los muertos tienen esta memoria. Conforme aumenta el número de muertos, la memoria se agranda.

          9. La memoria de los muertos, existente en la infinitud, puede pensarse como una forma de la imaginación relativa a lo posible. Esta imaginación es cercana a (reside en) Dios; pero no sé cómo.

         10. En el mundo de los vivos existe un fenómeno equivalente pero contrario. Los vivos a veces experimentan la infinitud, como les es revelada en el sueño, en el éxtasis, en instantes de extremo peligro, en el orgasmo, o tal vez en la experiencia misma de morir. Durante estos instantes la imaginación viva cubre el campo completo de la experiencia y rebasa los contornos de la vida o la muerte de cada quien. Roza la imaginación expectante de los muertos.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]