Ficha técnica

Título: Como hablar de dinero | Autor: John Lanchester | Editorial: AnagramaColección: Argumentos | Traducción: Daniel Najmías | Páginas: 352 | ISBN: 978-84-339-6381-9 | Precio: 19,90 euros  |   Ebook: 12,99 €

Como hablar de dinero

ANAGRAMA

Desde hace ya unos cuantos años es imposible ver un telediario o abrir un periódico sin toparse con un alud de información económica -mayormente inquietante- relacionada con la crisis, los mercados, la inflación, el FMI, la deuda, los bonos basura, el producto interior bruto, la especulación financiera… Y lo que es peor, desde hace algunos años ya no es una opción viable cambiar de canal o pasar página pensando que todo eso es un tostón para expertos y que es inútil intentar entender esos conceptos económicos. Y no es una opción porque esos conceptos tienen una incidencia directa o indirecta en nuestros bolsillos, en nuestra cesta de la compra, en nuestro salario, en nuestras pensiones, en el futuro de nuestros hijos.

Éste es un libro sobre economía para los que no entienden de economía, aunque los que sí entienden lo leerán con idéntica fruición, porque Lanchester es un divulgador portentoso, que utiliza una aguda ironía y aplica su sagacidad en desmontar clichés. Y de este modo nos explica cómo hemos llegado hasta aquí, por qué bajo la apariencia de impecable funcionamiento la economía del último cuarto del siglo XX se convirtió en algo muy parecido a un casino manejado por tahúres y cómo la impulsiva decisión de un bróker con exceso de testosterona o la maniobra de un financiero codicioso acaba mandando al paro a miles de personas o haciéndonos pasar apuros para llegar a fin de mes. Es el efecto mariposa aplicado a la economía y se llama «globalización».

El libro se divide en tres partes: una extensa introducción, un glosario de términos, instituciones y personajes, y un epílogo, y el resultado es un heterodoxo y ameno diccionario para entender los secretos de la economía y por tanto un imprescindible manual de autodefensa.

«Uno de los autores que mejor han explicado la crisis y sus consecuencias» (Michael Lewis).

«Cualquiera que quiera entender las noticias del telediario de cada noche debería tener este libro a mano» (Publishers Weekly).

«He leído y releído el estupendo libro sobre economía de John Lanchester. Es una obra maravillosa, que encandila, que me ha entusiasmado. Es agudo, claro y original, ¡un libro extraordinario!» (Claire Tomalin).

«Una idiosincrásica colección de breves y agudos ensayos que clarifican la jerga de las finanzas con admirable concisión e ingenio» (Peter Sokolowski, The New York Times Book Review).

«Funciona por tres razones. Primero: Lanchester es un gran escritor. Su prosa es clara y precisa, y eso es de mucha ayuda cuando el tema es arduo. Segundo: sazona su glosario con toques de humor… Tercero: logra un equilibrio óptimo; ni demasiado técnico ni tampoco condescendiente» (Larry Elliott, The Guardian).

«Perspicaz y a menudo muy divertido… Un manual extraordinariamente útil» (Ian Critchley, The Sunday Times).

INTRODUCCIÓN

En lo tocante a la economía, los gobiernos se parecen al coronel de la marina al que Jack Nicholson da vida en Algunos hombres buenos: «¿Quiere la verdad? ¡Usted no sabría qué hacer con la verdad!» Por lo visto, los gobiernos suponen que no somos fiables a la hora de enfrentarnos a los hechos y manejar realidades incómodas sobre el modo en que funciona el mundo; y – seamos sinceros- puede que esa suposición tenga un punto de verdad. Aunque nosotros, el pueblo, nunca admitiríamos nada semejante, en general preferiríamos que nos ahorrasen ciertas verdades difíciles de encajar. Como señala un personaje de la novela La información, de Martin Amis: «Negarlo todo era genial. Era lo mejor. Negar era incluso mejor que fumar.» Por desgracia, en este caso la negación no funciona. Cuando las corrientes económicas que atraviesan toda nuestra vida eran templadas y benignas, era fácil no pensar en ellas, del mismo modo en que es fácil no pensar en una corriente que desciende suavemente hacia nosotros por un río; y más o menos eso fue lo que todos hicimos, sin ser conscientes, hasta 2008. Después se vio que esas corrientes eran mucho más fuertes de lo que sabíamos, y que, en lugar de mimarnos y de ayudarnos a avanzar, nos arrastraban hacia altamar, donde la única opción era luchar contra ellas, con fuerza y sin certeza alguna que nos garantizase que todo
nuestro empeño bastaría para devolvernos a la seguridad de la orilla.

     Ése es, básicamente, el motivo por el que he escrito este libro. La brecha que se abre entre nosotros y la gente que entiende de economía y de dinero es enorme. Parte de esa brecha se abrió intencionadamente, recurriendo para ello al secretismo y la confusión; sin embargo, creo que son más las cosas que tienen que ver con el hecho de que así todo era más sencillo, y más sencillo para ambas partes. La gente de las finanzas no tenía que explicar qué estaba tramando; lo único que necesitaba era escribir sus propias normas, y la verdad es que salió muy bien parada.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]