Ficha técnica

Título: Carta a mi mujer | Autor: Pentti Saarikoski   |Traductor:  Luisa Gutiérrez | Editorial: Nordica  |  Páginas 128 | Formato: 14 x 22 cm  |  Encuadernación: Rústica   | ISBN: 978-84-16440-49-8 | Precio: 16,50 euros 

Carta a mi mujer

NÓRDICA

Pentti Saarikoski escribe una carta a su mujer en la que le cuenta todo lo que experimenta y piensa durante algunas semanas que pasa en Dublín, la ciudad de James Joyce, quien está muy presente en todo el relato.

De una forma abierta, sincera y cercana, habla de esa ciudad que le fascina, de otras mujeres, de su adicción al alcohol, entre otras muchas cosas. En el libro desea ser él mismo, ser molesto, decir lo que salga de su boca, pues siente que un discurso lógico y moderado no surte efecto. Su prosa es sencilla y potente, a veces habla como un niño, otras cual filósofo, pero a su lado el lector siempre se siente cómodo.

Saarikoski no sabe blasfemar ni ser grosero o malvado, por mucho que lo intente; él camina por donde camina. Carta a mi mujer es uno de los textos más francos de este imprescindible poeta y novelista finlandés.  

«Un poeta rebelde, de formación clásica, muy a menudo ebrio, pero al que realmente hay que leer. Carta a mi mujer es la historia de un viaje a Dublín, donde pasa su tiempo bebiendo, anhelando a su mujer en casa. Hilarante y profundamente serio». The Guardian

 

PÁGINAS DEL LIBRO

Ya he estado antes en este lugar. Es agradable estar en un lugar donde se ha estado antes. La cafetería se llama Wimpy House. Pedí té y un sándwich de queso. El té lleva leche. Así que esta noche dormiré solo, en un hotel que se llama Lincoln, cómo será, después de tanto tiempo, dormir sin follar nada en absoluto. Aunque lo que es follar, durante un año, nosotros hemos follado de sobra. Al empezar este libro, para el que se me ocurrió un nombre hace un par de horas en el avión, me siento como un escolar, pero, aun así, con la esperanza de una mejor nota, no pienso borrar ni una sola palabra, ni añadir nada después, cuando pase todo esto a limpio en el archipiélago de Vaasa. Trataré de contarte todo lo que va a ocurrir durante estos dos largos meses. Te contaré todo lo que sucede a mi alrededor y te contaré todo lo que se mueve en mi mente. No sé si está bien. Pero no tengo otra cosa que hacer más que escribir. Solamente corregiré las faltas de ortografía. En los escritos, ante todo hay errores. Ya no tengo dinero de Finlandia en la cartera. Todo es melancólico, yo soy feliz, mucho más feliz que la última vez que viví aquí, vivía en Camden Town. Te hablaré sobre esa época. Fui a ver la calle en la que entonces, hace algunos años, viví con esa mujer que tú ya sabes, con la que tengo un hijo natural. La calle ya no estaba. Habían construido un moderno bloque de pisos de ladrillo amarillo y mi tasca favorita ahora era un garaje. Estoy sentado en un aburrido lugar en la siguiente esquina, y me siento aburrido. Pienso en ese poema de Hertta, que nada existe, no hay tele ni tela no hay paredes no hay suelo no hay nada de nada. No existe el Hansa. No existes tú ni tus ojos ni tu pelo ni tus pechos ni tu coño ni nada de nada. Estoy aquí sentado, en un pequeño pub de Camden Town, en la mesa de al lado hay unos hindúes, un gato blanco duerme sobre la moqueta, irradian las estanterías rebosantes de botellas, y recuerdo tus pezones, que esta misma mañana se dilataban para mí, y tus pechos, que se estremecían al mirarlos. Fue un buen polvo, pensaré en él cuando te eche de menos: cuando sea de día y nadie me prepare el desayuno, y cuando sea de noche y nadie me atraiga a la cama.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]