Ficha técnica

Título: Caribou island | Autor: David Vann | Traducción: Luis Murillo Fort | Editorial: Mondadori | Colección:  Literatura mondadori | Género: Novela | ISBN: 9788439724223 | Páginas: 288 | Formato:  14 x 23,8 cm.| Encuadernación: Tapa dura |  PVP: 21,90 € | Publicación: 15 de Septiembre de 2011

Caribou island

MONDADORI

Caribou Island cuenta una tragedia demoledora, una historia ambientada en una tierra hostil a la vez que grandiosa. La novela tira de ese hilo vital que es la comunión con el entorno y sitúa a los personajes en un auténtico paraje animado, pero ni siquiera la idílica alianza con la naturaleza ayuda a los personajes a escapar de una terrible amenaza constante.

En medio del paisaje salvaje de Alaska, el matrimonio de Irene y Gary va a la deriva. Siguiendo el viejo sueño de Gary deciden construir una cabaña en un remoto rincón de la isla. Irene sospecha que el plan de Gary es el primer paso para abandonarla y pronto comienza a sufrir extrañas jaquecas y le asaltan recuerdos de un pasado familiar trágico. Cuando el duro invierno llega sin previo aviso, la pareja se ve sometida a una tensión insólita. Su hija mayor, Rhoda, intenta ayudarles aunque ella misma está atravesando una crisis personal.

«Caribou Island es una novela de una maestría artesanal y gran honestidad, de prosa lúcida y vigorosa que evitan que sea una novela triste, a pesar de la dureza del tema. Es un retrato de vidas y sueños rotos y es más vívido que la novela de Jonathan Franzen, que parece un culebrón en comparación.» The Times

«Cuando las páginas finales alcanzan el hiriente registro de Cormac McCarthy – o de Eurípides – ,algunos lectores creerán que ha llegado el punto más alto de tensión. pero aguarden: durante unos instantes, tras este horror perfectamente coreografiado, es imposible decir nada en absoluto.» The Washington Post

«Una novela impactante y violenta que retrata la amargura de la vida.» Kirkus

«Vann, aclamado por su colección de relatos  Legend of a Suicide, nos entrega en esta prosa luminosa una historia inquietante de corazones endurecidos y sueños rotos.» Booklist

«Vann nos entrega una novela debut impresionante […] estamos ante una historia auténtica y lírica. Es un autor destinado a grandes logros. Ampliamente recomendable.» Library Journal

 

PÁGINAS DEL LIBRO

Mi madre no era real. Era un sueño prematuro, una esperanza. Era un lugar. Nevado, como este, y frío. Una casa de madera en el monte, con un río más abajo. Día nublado, la vieja pintura blanca de los edificios más luminosa como por efecto de la luz atrapada, y yo volvía a casa del colegio. Diez años de edad caminando, sola, caminando por los trechos de nieve sucia del patio, caminando hacia el angosto porche. No recuerdo qué fue lo que pensé entonces, no consigo recordar quién era yo ni lo que sentí. Todo eso desapareció, se ha borrado. Abrí la puerta principal y me encontré a mi madre colgada de las vigas. Lo siento, dije, volví sobre mis pasos y cerré la puerta. Estaba otra vez fuera, en el porche.

   ¿Eso dijiste?, preguntó Rhoda. ¿Dijiste que lo sentías?

   Sí.

   Oh, mamá.

   Ocurrió hace mucho, dijo Irene. Y fue algo que ni siquiera entonces pude ver, de modo que tampoco ahora puedo. No sé qué aspecto tenía ella, allí colgada. No recuerdo nada en absoluto, solo que ocurrió.

   Rhoda se arrimó un poco a su madre en el sofá, la rodeó con el brazo, la atrajo hacia sí. Ambas contemplaron el fuego. Una mampara metálica delante, pequeños hexágonos, y cuanto más miraba, más le parecía a Rhoda que los hexágonos eran la pared del fondo del hogar, ahora dorada por las llamas. Como si el fuego pudiera desvelar, o transmutar, la pared del fondo, negra de hollín. Al desviar luego la vista, volvía a ser solo una mampara. Me gustaría haberla conocido, dijo Rhoda.

   A mí también, dijo Irene. Le dio una palmadita a Rhoda en la rodilla. Debería acostarme. Mañana hay mucho que hacer. 

   Voy a echar esto de menos.

   Ha sido un buen hogar. Pero tu padre ha decidido abandonarme, y el paso previo es que nos mudemos a esa isla. Para que parezca que lo ha intentado todo.

   Eso no es cierto, mamá.

   Cada cual tiene sus reglas, Rhoda. Y la primera regla de tu padre es no quedar nunca como el malo de la película.

   Él te quiere, mamá.

   Irene se puso de pie y abrazó a su hija. Buenas noches, Rhoda.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]