Ficha técnica

Título: Al servicio del extranjero. Historia del servicio vasco de información (1936-1943) | Autores: Juan Carlos Jiménez de Aberásturi Corta y Rafael Moreno Izquierdo | Editorial: Antonio Machado Libros | Páginas: 549 | Formato: 17 x 24 cm. | Encuadernación: Rústica | Primera edición: junio 2009 | ISBN: 978-84-7774-251-7 | PVP:  20 euros

Al servicio del extranjero. Historia del servicio vasco de información (1936-1943)

ANTONIO MACHADO LIBROS

 

Este libro reconstruye de forma rigurosa, inédita y amena, la historia del espionaje nacionalista vasco desde 1936 a 1943. Gracias a la documentación obtenida durante más de cinco años en diversos archivos públicos y privados de España, Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, además de numerosos testimonios directos, Al servicio del extranjero revela el drama humano y la trascendencia política de los servicios de espionaje vascos. El rigor y novedad de la documentación recopilada convierten al libro en el referente obligado para aquellos que quieran profundizar en un contexto, desconocido hasta ahora, de la historia de España y conocer el desarrollo del movimiento nacionalista vasco en su complejidad.

 

INTRODUCCIÓN: LOS OBJETIVOS POLÍTICOS DEL NACIONALISMO VASCO EN EL ÁMBITO INTERNACIONAL

El servicio secreto vasco no fue una organización profesional o un equipo técnico, más o menos eficiente, dedicado a la colecta de información para venderla o facilitarla sin más a las potencias extranjeras. El servicio, en la concepción de sus responsables, fue la materialización de un proyecto político encaminado fundamentalmente a establecer relaciones privilegiadas con los representantes políticos de las potencias extranjeras.

La finalidad perseguida era la de aprovechar la menor ocasión que se presentase para manifestarse en el ámbito de las relaciones protodiplomáticas de manera que el nacionalismo vasco, bien directamente o a través del Gobierno Vasco que controlaba, pudiese influir o por lo menos ser tenido en cuenta, en el ámbito de los intereses de las grandes potencias mundiales. Por eso, para hacer comprensible esta historia es necesario, aunque sea rápidamente, hacer un breve recorrido por los objetivos, planes e ilusiones que los nacionalistas vascos se forjaron durante este período crítico, lleno de terribles pruebas pero también de grandes esperanzas, de la guerra civil y de la II Guerra Mundial.

El nacionalismo vasco, como el catalán, había pensado tempranamente, motivados ambos sin duda por una reflexión sobre su situación geográfica y por una observación de la efervescente política internacional en el período de entreguerras -con el juego diplomático inherente- en la necesidad, o por lo menos conveniencia, de plantear la cuestión nacional en el ámbito internacional.

Para ello se pensó, desde el punto de vista nacionalista, en fomentar una opinión pública favorable a las naciones minorizadas, participando en las organizaciones internacionales y colaborando con otras minorías nacionales a través de organismos específicos que pudiesen representarlas frente a los Estados-Nación y constituir así un medio de presión, buscando «un Estado protector extranjero que, por motivos altruistas o estratégicos propios, apoyase las reivindicaciones de la nación oprimida frente al Estado opresor».

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]